Sin título

Si que ha llovido desde la última vez que escribí por la decepción de la izquierda y como esta ha perdido el norte… y lo peor es que mi queja se ha confirmado con el paso del tiempo.

Pero además de la evidente fragmentación de los que se suponen que deben defender al trabajador, en un año los neonazis camuflados como empresarios buenrollistas junto a pseudo-neoliberales han sido capaces de tomar posiciones, rearmar el discurso, adaptarlo a las nuevas formas de comunicación y llegar a las masas.

Y todos somos culpables (la sociedad a nivel mundial) de que ahora estén en el poder de países como Estados Unidos, Italia, Brasil, Argentina… y otros que van apuntando maneras como Venezuela (bajo el paraguas de quitar al dictador que lleva destruyendo al pais desde hace años), Ecuador (donde el intento de integración se ha convertido en la barra libre para volver a privatizar sectores a precio chollo, degradar la calidad de vida de las personas y meter al ejercito de tito “Sam” de nuevo en el país), España (donde un tío que ha vivido toda su vida de los enchufes y de los puestitos a dedo del PP montó su chiringuido neofacista camuflado como partido de “extrema necesidad”… bajo el paraguas neoliberal y ultraconservador), y otros países del norte.

Es así, nos guste o no. El dinero se ha unido al extremismo y tiene la bendición de todos los sistemas mundiales. Y bajo el pretexto de la estúpida izquierda actual de mantener lo “Políticamente correcto”, estamos asistiendo en vivo al espectáculo mas deprimente de los últimos años: el colapso de una sociedad totalmente adormilada.

Sonará catastrófico, y se que en muchas mentes mi texto será relacionado a delirio o pataleta, pero me gustaría exponer los motivos por los que pienso esto:

  • Nos autocensuramos para evitar ofender a cualquier tipo de colectivo.
  • Nos convertimos en jueces y verdugos a golpe de comentario, like o retweet.
  • En lugar de aceptar las críticas a nuestra ideología y analizar sus debilidades nos dedicamos a atacar a quien critique
  • El concepto de “libertad de expresión” ha sido burdamente ultrajado, convirtiéndose en el escudo con el que protegernos cada vez que queremos escupir un mensaje de odio o desprecio.
  • Preferimos creer todo lo que nos dicen por la tele y por las redes en lugar de tomarnos unos minutos para contrastar la información
  • Nos da pereza luchar por nuestros derechos y buscamos la manera de evadir nuestras responsabilidades
  • Preferimos aceptar lo que nos imponen en lugar de cuestionarlo o rechazarlo

Con todo lo que menciono en el párrafo anterior, es fácil ver que el problema de la sociedad actual es la precariedad de nuestras vidas, pero en lugar de preocuparnos por la falta de poder conciliar la vida personal con la laboral/los sueldos de mierda/ los abusos de poder/ la corrupción de la política/ la incapacidad de poder acceder a un techo en condiciones … Nos preocupamos y nos indignamos por las putas banderas, nos manifestamos porque nuestros empleos no se han adaptado a los nuevos tiempos y pueden desaparecer, nos dejamos tomar el pelo con noticias inventadas para que los que solo buscan el poder puedan alcanzarlo… y podría seguir asi con un largo etcétera.

¿Este es el futuro que realmente queríamos tener? ¿Vamos de camino a un mundo mejor?

Mi respuesta es no. Hace tiempo que perdí la esperanza en una sociedad que realmente busque el bien común, o que intente realmente que exista un progreso real tratando de que desaparezcan las desigualdades existentes. Lo que tenemos es obvio que nos lo merecemos: hemos abrazado tanto las comodidades de la vida moderna que ahora que las cosas se empiezan a torcer, lo único que podemos hacer es observar como la sociedad lentamente prepara su propia tumba.

Tal vez hace 2-3 años habría pensado en escribir mi propuesta para cambiar esto, pero sinceramente, creo que cualquier propuesta llega tarde, y que aunque alguien tenga una solución, lo único que recibirá es rechazo, acoso y derribo para que no se salga del rebaño…

Ahora todo es cuestión de esperar que la cuenta atrás de la bomba que hemos creado llegue a cero…

Deja un comentario